Qué hacer en caso de derrape

Existen varios elementos que pueden provocar que pierdas el control de tu automóvil y derrape, pero los principales son el exceso de velocidad, la falta de pericia y las malas condiciones de los caminos en México. Pero, cuando se conjuntan estos elementos, desafortunadamente ocurren accidentes donde pueden existir graves lesiones, pérdidas humanas y económicas.

La pérdida de adherencia de los neumáticos con la superficie puede provocar los llamados sobreviraje o subviraje, en ambos casos existe un desplazamiento del auto sin control. En el caso que te lleguen a ocurrir te explicamos cómo puedes solventarlos.

En el sobreviraje, el auto tiene un derrape en la parte trasera por lo que éste gira más de la cuenta, las principales causas son el exceso de velocidad, acelerones sin razón de ser y las malas condiciones del camino que se pueden presentar mientras llueve o cuando se acumula mucha agua, grasa en el pavimento o si hay un bache y pretendemos evadirlo sin contar con la pericia necesaria.

La recomendación para salir adelante en este ejemplo, es primero quitar el pie del acelerador, girar el volante hacia la dirección que se desplazan las ruedas traseras, es decir, si el auto se “colea” hacia la izquierda debes girar también a ese lado y viceversa, de inmediato haz una leve maniobra de corrección para que no se repita el derrape, ahora nunca intentes frenar, esto puede agravar tu situación ya que el descontrol se incrementará.

Por lo que respecta al subviraje, también el exceso de velocidad, volanteo brusco y mal estado de las llantas son los detonantes. Si en alguna ocasión cuando has manejado en carretera y durante una curva sientes que el auto no gira y se va de frente ese es un derrape delantero. En este caso existen varias acciones que los conductores hacen mal y la consecuencia es que se salgan del camino o terminen colisionando en alguna valla o muros de contención, entre ellos frenar intempestivamente dentro de la curva y girar de mas el volante, que desafortunadamente el usuario sin experiencia hace instintivamente.

La mejor forma de evitarlo es reducir la velocidad antes de entrar a una curva y solo acelerar cuando se tiene la dirección lo más recta posible. Pero si desafortunadamente te ocurre, lo primero no es perder la calma, desesperarte solo hará que cometas más errores, quita el pie del acelerador y conforme pierdes velocidad te darás cuenta que las llantas recuperan agarre y volverás a tener el control, si es necesario aplica levemente el freno y por ni ningún motivo fuerces mas el volante tratando de girar o de nada te servirá lo anterior.

Fuente: gndrivingschool.com